loader
Ultimas:

“Un chingo de calor...!”

Salvador Muñoz

Los Políticos

La promesa de Juan Carlos Molina Palacios para su próxima visita en el Salón Social de su natal Carlos A. Carrillo ante unas 1 mil 500 almas allí reunidas, fue traerles chamarras... chamarras en una ciudad que en este martes rebasaba los 30 grados de temperatura? Luego les cuento el porqué.

Quizá sea el evento que más gente reunió de los que ha organizado el dirigente de la CNC, donde el hecho más emotivo fue cuando a dos personas, una señora y un abuelito, recibieron sus aparatos auditivos y en cuanto se los activaron, el rostro en su cara era otro.

La fundación Dando Cambios Contigo, encabezada por David Cerero, hicieron entrega de 25 aparatos auditivos que le dan otro matiz a la vida de los beneficiados.

En el Salón Social de Carlos A. Carrillo, la gente entraba y salía... eran las personas que iban a registrarse para los programas que prestaba Sedesol federal y estatal allí presentes, en especial el de 65 y Más, sobre todo cuando se anunció por parte del Gobierno que ha de entrar que se incrementará a 68 años la edad para incursionar a este beneficio. Por lo mientras, muchos recibieron su credencial.

Pero no era lo único... los módulos de aparatos auditivos, los de lentes graduados, láminas y sacos de cemento así como carne a precios sumamente accesibles y hasta tractores subsidiados, hacían filas interminables de personas para tomar un lugar en cuanto la venta se abriera.

El alcalde Francisco Molina Arrioja abrió el evento agradeciendo la participación de las autoridades de Sedesol federal presentes a la vez que igual pedía la intervención del diputado electo Molina Palacios para que Carlos A. Carrillo cuente con un banco pues actualmente hay un módulo de HSBC, por lo que pidió a sus ciudadanos que allí abran una cuenta para que se vea que en este lugar hay circulante y éste se quede ahí.

Alcaldes de todos los colores y sabores presentes, como la de Chacaltianguis, Tlacojalpan, Acula, por citar algunos, todos trabajando en un proyecto en común con las otras autoridades federales y el diputado electo Molina Palacios: su gente.

Por su parte, Rafael Arcos, director general de Políticas Sociales de la Sedesol federal, hizo un reconocimiento a la tercera edad de Carlos A. Carrillo, de mayor presencia en el evento, por ser quienes hicieron posible levantar esta ciudad. Igual destacó la labor del alcalde Molina Arrioja, quien desde el inicio de su administración, realizó varias gestiones que se atoraron por la veda electoral, pero que una vez pasadas las elecciones, se fortalecieron con la participación del dirigente de la CNC en Veracruz, Juan Carlos Molina Palacios.

Anunció la incorporación de 300 personas al programa de 65 y Más y advirtió que de ser necesario, inscribirían a las que faltaran.

Al abrir su participación Juan Carlos Molina, si bien aceptó que estaba bonito el Salón Social, “pero hace un chingo de calor! Vamos a ponerle aire acondicionado!”, por lo que se comprometió a gestionar los recursos necesarios (millón y cacho, calcula) para instalar aire acondicionado y así, para la otra que estuviera allí, les traería chamarras porque va a estar frío.

Enfatizó que los partidos políticos no son malos, sino quienes engañan a la gente con falsas promesas.

Anunció que en breve ha de traer aires acondicionados, refrigeradores y estufas con un descuento del 40 por ciento.

Precisa Molina Palacios que acá no se regala nada, se ayuda y “nos ayudamos todos juntos” para fortalecer el camino trazado: la grandeza de Carlos A. Carrillo.

Agradeció la presencia de maestros, quienes se han acercado a pedirle apoyos diversos para las instalaciones de sus planteles, en especial, la del kínder Mariana M. de Aveleira, “quienes me cobran una resbaladilla de hace 50 años”, bromea.

Por supuesto, no podía faltar el reconocimiento a quien ha sido su compañera en esta intensa labor de gestoría: Rosy Guízar, su esposa ahí presente.

El evento empezó a las diez de la mañana con el registro de las personas para los diversos programas ofrecidos, así como de exámenes de la vista, entre otros, y siguió con la venta de carne, cemento y lámina, además de productos diversos de la despensa.

Entregaron este día, 400 lentes graduados; se llevaron 40 toneladas de cemento así como 7 mil láminas y por supuesto, el plato fuerte de Molina Palacios: 5 mil kilos de carne.

Este singular mercado se prolongó hasta pasadas las 16 horas, donde los carrillenses seguían aprovechando las oportunidades que en conjunto, alcaldes, autoridades federales, empresarios y Juan Carlos Molina Palacios, los ponen al alcance de sus bolsillos... y de su hogar. Eso sí, dijera el dirigente de la CNC, “con un chingo de calor humano”.

smcainito@gmail.com

Columnas