loader

Urgente una verdadera y completa reinserción social en Veracruz

*En los Ceresos se da a medias y no hay una verdadera política de reinserción social: Rivero Fortuna.

 

Irineo Pérez Melo u Es urgente que en Veracruz exista una verdadera y completa reinserción social, porque en los centros penitenciarios se da a medias y no se ha logrado una verdadera política de reinserción social en ellos, aseguró Armando Rivero Fortuna, presidente de la Barra Veracruzana de Abogados y Colegio de Abogados y Profesionistas, A. C.

En conferencia de prensa, fundamentó su aseveración en lo que establece el Párrafo II del Artículo 18 de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, en donde señala que el sistema penitenciario se debe basar en el respeto a los derechos humanos como un medio para lograr la reinserción del sentenciado a la sociedad.

Por tal motivo, el jurisconsulto pidió a las autoridades penitenciarias del estado y a los candidatos al gobierno de Veracruz que trabajen sobre este proyecto, que debe ser un proyecto muy ambicioso y de mucho beneficio para la sociedad.

Destacó que como abogados penalistas se han encontrado serios problemas, en donde una persona que ha cumplido su condena, no puede reinsertarse de nueva cuenta a la sociedad, al no poderse integrar a un sistema laboral o un empleo que le permita obtener los recursos necesarios para solventar los gastos de su familia.

De ahí la importancia de que se trabaje en la reinserción social, si se deben atender todos estos elementos para que en los Centros de Reinserción Social, un interno se le capacite en un oficio     que le servirá cuando salga de los penales y puedan incorporarse al sector productivo.

Mencionó que por experiencia propia, ya que tuvo a su cargo un Cereso, dijo conocer cómo funciona el sistema penitenciario y, sobre todo, los problemas que se enfrentan en los penales, en donde se requieren establecer parámetros en educación, salud y capacitación para el trabajo.

En ese tenor, consideró que es impostergable contar con una readaptación social en la que se procure que el sentenciado no vuelva a delinquir. “Nos hemos encontrado con casos con personas que ya han delinquido, pero que tienen antecedentes, lo que nos lleva a pensar que no lograron esa verdadera y completa reinserción social y en la que nos tenemos que preocupar todos” finalizó.

Columnas