loader

Transportistas veracruzanos en grave crisis, en riesgo laboral 150 mil trabajadores

*Incremento de insumos y combustibles, y tarifas no se ajustan a la realidad: Demmuner Pitol.

 

Irineo Pérez Melo u Ante el incremento de los insumos y combustibles, como es el caso del diésel y las gasolinas, los transportistas veracruzanos, en su modalidad de servicio urbano y suburbano, y de carga, “estamos en grave crisis y de persistir esta situación, se corre el riesgo de que algunas empresas dejen de prestar el servicio, poniendo en riesgo la situación laboral de unos 150 mil trabajadores”.

Carlos Fidel Demmuner Pitol, presidente de la Coalición de Transportistas del Estado de Veracruz, A. C., dio a conocer que la crisis en el sector transportistas se agudizó aún más con el incremento desmedido de las tarifas de los combustibles impuesto por el gobierno federal.

En entrevista, el dirigente transportista señaló que las autoridades federales “no tienen la más mínima idea del grave daño que están ocasionando con esta medida a todos los sectores productivos del país, principalmente a los transportistas de carga, pasaje y en especial a los permisionarios estatales, como es el caso Veracruz”.

“En el caso de la entidad, el problema se ha agudizado porque las tarifas no se ajustan a la realidad que se vive, ya son varios años que éstas no se modifican y desgraciadamente los que sufren las consecuencias de estos incrementos son los usuarios”, añadió el dirigente transportista.

Señaló que en el caso particular de los permisionarios estatales, ya que de los federales las tarifas están liberadas, llevamos 5 años sin revisarlas, en cambio en el transporte federal se ha incrementado en un 30% y 40% las tarifas para poder salir adelante y ante la baja del aforo de pasajeros, por diferentes motivos, el transporte público de Veracruz se vuelva más obsoleto.

De seguir esta situación como hasta ahora se enfrenta, se encuentran en riesgo 150 mil empleos en todo el estado “porque la crisis económica por la que estamos pasando es la más difícil de todos los tiempos”. 

“Veo a empresarios transportistas vendiendo sus unidades, veo a compañeros despidiendo a su personal por no tener dinero para pagarles sus salarios. Veo a compañeros que las financieras les recogen sus autobuses ante la falta de capacidad de pago. Veo a compañeros que no dan mantenimiento a sus unidades porque no tienen economía para comprar refacciones y los proveedores demandando sus pagos”, advirtió.

Y fue enfático al señalar que ve a “transporte ya muerto en todo el estado de Veracruz y ninguna autoridad, ya sea federal o estatal, los voltean a ver qué es lo que está pasando en este sector”.

Reiteró que el incremento del combustible es inaguantable, porque un autobús urbano consume diariamente 100 litros de diésel y vende 250 boletos de 9 pesos y un 30% de esos son con subsidio que siguen otorgando los transportistas de manera directa, sin el apoyo del gobierno estatal.

“Los ciudadanos piensan que él gobierno del estado nos da para subsidio, pero nunca nos han apoyado, ni un peso; todo esto es con costo al concesionario. Lo más delicado es que nos quitaron el subsidio al diésel y nos aumentaron los impuestos, y los que pagarán estas malas decisiones seremos nosotros como concesionarios, con todos nuestros empleados y los usuarios que tendremos que trasladarles esos aumentos del combustible en las tarifas”, concluyó.

Columnas